Enfrentarse a la búsqueda de un primer empleo o a un cambio de rumbo en la carrera profesional es un reto considerable que requiere constancia y planificación previa. En tu proceso de búsqueda de empleo con toda probabilidad tendrás que fijar objetivos, analizar alternativas y tomar decisiones.

El primer obstáculo que habitualmente encuentran las personas que emprenden un nuevo proyecto es que muchas ofertas de empleo requieren experiencia previa. En ocasiones, esto genera una gran frustración, ya que parece una situación sin salida, una pescadilla que se muerde la cola: “¿cómo voy a conseguir experiencia profesional si en todos los empleos me piden experiencia?”.

Antes de nada, debes saber que hoy en día también existen empresas que valoran las ventajas de contratar a jóvenes talentos aunque no cuenten con experiencia laboral. Por tanto, puedes plantearte cuáles son las ventajas que podrías ofrecer tú: una buena carta de presentación exponiendo tu motivación e interés en el puesto de trabajo puede marcar la diferencia.

Además, es probable que cuentes con más experiencia de la que te imaginas. Piénsalo bien, quizá te hayas involucrado en algún proyecto que demuestre algunas cualidades adecuadas para el empleo al que quieres optar, por ejemplo, formar parte de un equipo deportivo, organizar un evento, participar en un intercambio educativo, tocar un instrumento o ganar un concurso creativo.

En todo caso, para mejorar tus posibilidades y que tu currículum destaque en un proceso de selección es importante buscar activamente y aprovechar las oportunidades que se presenten para adquirir experiencia. A continuación te ofrecemos algunas opciones en las que puedes indagar para ir mejorando tu currículum.

  • Prácticas profesionales. Existen programas para jóvenes que han finalizado su formación académica en los que se facilita la realización de prácticas en empresas e instituciones y en ocasiones ofrecen una pequeña remuneración. Especialmente interesantes son los programas para realizar prácticas en el extranjero, porque esas experiencias están muy valoradas por las empresas y permiten practicar el idioma.
  • Voluntariado. Los hay de muchos tipos: local o internacional, de corto o largo plazo y de temáticas muy variadas. Si escoges un campo relacionado con tus objetivos laborales aportará un aprendizaje práctico a tu trayectoria.
  • Autoempleo. Es posible que tengas la ocasión de realizar algún trabajo para un familiar o amigo que tenga un pequeño negocio. Así que puedes comenzar a echar mano de tu red de contactos para ofrecerte como contable, community manager, para dar clases particulares, traducir textos, diseñar un espacio… Incluir esas experiencias tanto en tu currículum como en tu perfil en redes sociales resulta muy adecuado.

En definitiva, con un poco de creatividad, perseverancia y paciencia podrás encontrar la manera de mejorar tu currículum y hacer valer tus cualidades. Recuerda que buscar  un empleo adecuado es un proceso en el que paso a paso irás acercándote a tu objetivo.

Para aclarar dudas sobre Estudios, Vivienda y Trabajo GazteBizHitza es el servicio gratuito de orientación y asesoramiento online para jóvenes de Euskadi. Por Whatsapp, email o teléfono ponte en contacto y te ayudaremos.