El deporte no es más que un juego, y como tal, el o la deportista debe reconocer sus reglas. Una de ellas es, cómo no, la derrota, la inevitable derrota. Tiene que aceptar que puede perder de la misma manera que puede ganar. No obstante, no siempre es fácil. Puede resultar más difícil todavía cuando el futuro de uno/a está atado a los resultados.

En pleno año olímpico, y a falta de menos de dos meses para que empiecen los Juegos Olímpicos de Rio, lo que para uno/as puede ser de ensueño para otros/as es un jarra de agua fría. Ya que todavía queda alguno/a que no sabe si podrá participar en los juegos. A pesar de ello, y aferrados a la esperanza, no están dispuestos a tirar la toalla. Por otro lado está la otra cara de la moneda, ya que otros pocos ya saben que no van a poder competir en agosto en los primeros juegos que se celebrarán en Sudamérica. ¿Qué ocurre entonces?, ¿Qué ocurre cuando el trabajo de años queda en nada?, ¿Queda realmente algo? ¿Cómo admitir el resultado no esperado?

0_LeireOlaberria-1000x1000La ciclista de Ikaztegieta Leire Olaberria es una de las que no estará en Rio, tras no poder conseguir los puntos necesarios para ello en el ómnium que se celebró en Londres el pasado marzo. Tenía que terminar en novena posición para conseguir el billete, pero entró undécima en la meta. “En esos momentos te das cuenta de las exigentes que son las clasificatorias para los juegos, y del peso que tiene muchas veces una enfermedad, una caída, una decisión de un juez. El/la deportista tiene que tener claro y presente todo ello, de lo contrario el nivel de frustración que puede generar el resultado negativo puede ser muy grande”, explica Olaberria.

(Foto: BAT basque team)

En su caso, la clasificatoria se puso cuesta arriba desde el principio: “Una enfermedad me dejó sin fuerzas y tuve que renunciar al campeonato de Europa. Acto seguido, en el Campeonato del Mundo de México una descalificación me dejó fuera, por lo que también volví con 0 puntos… Mis oponentes directos ya tenían para entonces un montón de puntos, mientras que yo no tenía casi nada. Por lo que estos dos últimos años he tratado de entrenar y competir lo mejor que he podido, pero sabíamos que sería muy difícil dar la vuelta a ese mal comienzo”. Olaberria tiene claro que fue entonces cuando se le escapó el pasaporte a Río.

La ciclista de pista ha intentado hasta el último momento, y admite que ha dado todo. No estará en Río, pero tiene claro que lo trabajado estos último años para intentar estar en Río no queda en nada, a pesar de no haber conseguido clasificarse: “Para mí no queda en nada todo lo trabajado. Estos últimos cuatro años el ómnium ha incrementado de manera notable de nivel, por lo que, yo también he mejorado mi nivel gracias a esa exigencia. Tanto yo como mis entrenadores hemos sabido valorar todo lo hecho”. Así pues, ha recordado que ha sabido apreciar lo conseguido más allá de los resultados, “porque no siempre un resultado puntual demuestra el nivel que tienes de verdad”.

 

“Estos dos últimos años he tratado de entrenar y competir lo mejor que he podido, pero sabíamos que sería muy difícil dar la vuelta a ese mal comienzo”

 

A pesar de ello, el nivel que Olaberria ha demostrado tener durante estos últimos años lo muestra su palmarés. Ha participado dos veces en los Juegos Olímpicos: en 2008 en Pekín, y en 2012 en Londres. Además, en la primera de ellas consiguió una merecidísima medalla de bronce. Nunca olvidará lo vivido: “Los recuerdos que tengo de Pekín son inolvidables, y las guardaré para siempre, estoy segura!”.

Es así que Leire Olaberria ha cerrado un ciclo de su vida, y dice estar en otras tareas diferentes. Por un lado, sigue formándose en la universidad UCAM de Murcia; estudia el grado de Nutrición y Dietética gracias a una beca. Por otra lado, en el futuro cercano ya tiene a qué ofrecer su tiempo, ya que se encuentra embarazada: “Lo esperamos para finales de noviembre”. Es entonces cuando decidirá cuáles serán sus planes para el futuro. Sin embargo, una cosa tiene clara, y es que la bicicleta no ha aparcado para siempre, de momento: “El campeonato del mundo de Londres no creo que haya sido mi última carrera”.

Es elemental: andar, caer y levantar. Leire Olaberria no estará en los Juegos Olímpicos de Londres. Al igual que otros/as muchos/as deportistas vascos/as, tendrán que seguir la competición desde la televisión de su casa. Con rabia, con pena, con sufrimiento, con disgusto… han aceptado todos/as ellos/as la derrota: con deportividad. No hay otra forma.

2015_UEC_Track_Elite_European_Championships_270

(Nicola, Wikimedia Commons, CC-by-sa) 

 

logoa_blogBloggers de GOT (Maria López, Irati Aguirre, Aitor Biain y Jon Altuna) informando sobre los Juegos Olímpicos. Esta iniciativa es fruto de la colaboración entre Gazteaukera y Basque Team.