El atleta donostiarra no ha conseguido la marca mínima para poder clasificarse en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012

Casimiro Ondo

Ni su sordera ni sus problemas de visión le han impedido nunca llegar hasta la meta. A sus 22 años, el donostiarra compagina sus estudios de diseño gráfico con los entrenamientos en el Club Atlético San Sebastián, donde se inició como corredor profesional hace ya casi seis, y donde sigue cosechando éxitos de la mano de su entrenador Valentín Rocandio. Acaba de perder la ansiada plaza para los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, pero si hay algo que esta vida le ha enseñado, es a no tirar la toalla.

¿Cómo llegaste al mundo del atletismo?

Tenía 16 años y un amigo me invitó a participar en el Open de Atletismo de Alcalá de Henares, en el que estaba muy interesado. Fui con mi hermano hasta Madrid y allí competí en la prueba de 4×100 metros, quedando subcampeón. Fueron muchos los atletas sordos que me dijeron que tenía un gran futuro.

Llevas casi seis años compitiendo como atleta profesional. ¿Cuáles son los títulos más importantes que has conseguido en todo este tiempo?

Sin duda, entre los más significantes están el Recordman Sordo Español de 200 metros, el Diploma de Relevo en el Campeonato de Europa en Genova en 2008 y el Récord de España en 4×400 metros.

¿En que pruebas competiste en el XIV Meeting Internacional de Basauri?

Corrí los 100, 200 y 400 metros, pero no pude conseguir la marca mínima para ir a los Paralímpicos de Londres, es bastante difícil.

Casimiro se sitúa en la línea de salida con un dispositivo electrónico con señales visuales

Has participado en el desarrollo de un dispositivo de salida con señales visuales.

Sí, es la tercera vez que lo uso en Basauri. Es un pequeño aparato que capta el sonido y da la luz con tiempo de milésimas de segundo, pero aún tiene muchos fallos. Mi entrenador y yo hemos hablado con la empresa Tecnalia para desarrollar uno que sea mejor y facilitar así la salida de los corredores con problemas auditivos en las competiciones.

Y fuera de la pista, en tu vida diaria, ¿cuáles son tus barreras?

La principal barrera es la comunicación. En casa no tengo problemas porque mis padres saben lengua de signos y porque mi hermano es sordo también.  En mis estudios tampoco, porque tengo un interprete que me acompaña, pero en la calle es otra cosa. Casi toda mi vida me he esforzado para poder expresarme de forma oral, ya que son pocos los que saben lengua de signos,  pero muchos no me entienden y me cuesta bastante, por lo que debo escribir para algunas personas. También tengo problemas visuales debidos a una retinosis pigmentaria, es decir, tengo sordera junto con Síndrome de Usher. Empezó a los 10 años, en la adolescencia. Fue la época más divertida de mi vida, estaba encantado de jugar a fútbol y  luego a balonmano, pero al final no me sentía cómodo porque no veía bien y tuve que dejarlo.

Casimiro Ondo en Basauri

Casimiro Ondo durante el calentamiento en Basauri

Eres un ejemplo digno de superación, esfuerzo y trabajo constante. ¿Qué es lo que te anima a dar lo mejor de ti y a crecerte ante las adversidades?

La verdad es que nunca he pensado que soy discapacitado, porque me gusta hacer de todo y competir con los demás. Siempre intento conseguir la mejor marca personal, y creo que el atletismo es válido para los discapacitados, para los que pueden usar las sillas de ruedas y las piernas.

¿Cómo te ves dentro de 5 años?

5 años es poco, parece muy corto, como si fuese ayer. He perdido la plaza en dos competiciones internacionales muy importantes; la de los Juegos Sordolímpicos de Taipei 2009, por no tener todavía la nacionalidad de española, y la de los Juegos Paralímpicos de Londres 2012. Pero lo intentaré de nuevo para los Juegos Sordolímpicos de 2013, creo que en Atenas, y para los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro en 2016.

Bloggers de GOT (Ane Bores, Egoitz Maeso, Eneko Palomero y Ianire Renobales) informando sobre los Juegos Paralímpicos. Esta iniciativa es fruto de la colaboración entre GazteaukeraBasque Team.