Un grupo de  25 jóvenes de Málaga, Irlanda del Norte y Euskadi han participado durante 3 días  en un intercambio cultural organizado por UNESCO Etxea en el albergue de Górliz. Los objetivos de esta iniciativa, que cuenta con el apoyo de la Dirección de Juventud, han sido fomentar el conocimiento y valoración de los rasgos culturales, promover el acercamiento y respeto a otras culturas y trabajar la cultura de paz, entre otros.

Paralelamente al intercambio, se ha realizado un Seminario Internacional sobre “Jóvenes y Cultura de Paz” en el Palacio Euskalduna, con ponentes como Federico Mayor Zaragoza, presidente de la Fundación Cultura de Paz y ex director general de la UNESCO.

Gazteaukera ha tenido la oportunidad de hablar con algunas de las personas jóvenes que han participado en el intercambio cultural, con el fin de conocer de cerca cómo han vivido esta experiencia.

Beñat (19 años), es uno de los integrantes del grupo vasco. Ex-estudiante de la Ikastola Lauaxeta, participa junto con su grupo de monitores de tiempo libre en la iniciativa. Reconoce que ha sido una experiencia muy enriquecedora y que tanto el grupo de jóvenes de Málaga como el de Irlanda del Norte han venido con muchas ganas de conocer Euskadi. Comenta también, que han realizado numerosos juegos para conocerse y fomentar la interculturalidad. Con la intención de mostrar sus ideas y opiniones sobre las costumbres, idiomas, tópicos etc, han utilizado dibujos y otros soportes artísticos. “ Es más fácil expresar ciertas ideas utilizando otros lenguajes más creativos”, recalca.

Del Colegio Internacional Torre Quebrada, Carla (16 años), forma parte del grupo Malagueño. Es su primer viaje a Euskadi y se muestra contenta con la experiencia vivida. “He podido romper con los tópicos que tenía sobre los vascos y he aprendido mucho” comenta. También reconoce que el seminario de “Jóvenes y Cultura de Paz” le ha resultado interesante, tanto los ponentes como los temas tratados. Añade que para trabajar a favor de la paz este tipo de experiencias son necesarias, ya que ayudan a que jóvenes de distintas culturas a que se conozcan y compartan vías para el entendimiento. Según esta estudiante, “cualquiera que tenga la oportunidad debería de participar en intercambios de este tipo”.

Del Irlanda del Norte,  junto a otros 9 compañeros/as, ha venido Liam (19 años), un voluntario del centro social de su barrio. No es la primera vez que viaja a Euskadi, aunque en sí su primer intercambio con gente de nuestro entorno. Destaca que lo que más le ha interesado es ver la interacción entre jóvenes del sur de España y jóvenes vascos. En Irlanda del Norte asegura que todavía hay un gran resentimiento entre la comunidad católica y protestante, y piensa que este tipo de actividades pueden ayudar a sanar heridas. Todavía ve que hay un largo camino que recorrer para conseguir la pacificación y el entendimiento en su comunidad, aunque se muestra optimista.

Zuriñe Arruza, miembro de la asociación Kilimiliklik, ha sido la encargada de dinamizar el grupo de jóvenes. La asociación trabaja organizando encuentros entre jóvenes vacos con jóvenes europeos y de otros países. “Recibimos el encargo de UNESCO Etxea para dinamizar un encuentro entre jóvenes que abordara la cultura de paz. Durante tres días, han trabajo dinámicas de grupo para conocerse, han intercambiado conocimientos culturales y han discutido sobre el significado de la paz. Asimismo, han realizado conjuntamente  distintos trabajos artísticos”.

Una de las conclusiones generales del grupo ha sido que es necesario trabajar este tipo de temas en la educación. Ven necesario incluir en la educación formal actividades relacionadas con la creatividad y la interculturalidad. Piensan que es indispensable trabajar más los valores en el aula, y poner los medios para desarrollar proyectos de este tipo.