hubbrussels

Ane San Miguel es una persona creativa. Sus ganas de conocer y la necesidad de expresarse es lo que para ella misma, la hacen ser creativa. Combina distintas disciplinas en su trabajo, y este ir y venir entre mareas la enriquece y la hace crecer. Recientemente ha vuelto del HUB de Bruselas, donde ha tenido la oportunidad de convivir con multitud de personas emprendedoras.

¿Qué es un HUB?

En inglés un HUB se refiere a: «A center around which other things revolve or from which they radiate», que traducido sería «Un centro alrededor del cual giran cosas o suceden cosas». En definitiva un HUB es: Un lugar que permite que personas que trabajan como interlocutores en el ámbito de la Innovación Social, a favor de conseguir un mundo mejor, tengan un espacio adecuado. Un centro activo y vivo.

¿Cómo conociste el HUB de Bruselas?
Mientras investigaba en Internet buscando trabajos y actividades interesantes me topé con la Fundación Novia Salcedo. Esta fundación dispone de un programa de inserción laboral para jóvenes, y gracias a este programa acabé yendo a Bruselas.

¿Porqué decidiste ir a un centro de Innovación Social como el HUB de Bruselas?
Soy una emprendedora nata. Me gusta participar en distintos proyectos y meterme en muchas salsas. El HUB me pareció una buena oportunidad para saciar mis ansias de conocimiento y mi creatividad.
Asimismo, desde el HUB buscaban a una persona multidisciplinar, proactiva, investigadora, y capaz de activar y organizar diferentes proyectos de una forma dinámica.

Por desgracia, parece que hay pocas personas con suficientes recursos cuantitativos y cualitativos en el mercado, y aunque mi background no venga del mundo de la empresa, el HUB ha sido un lugar en donde he podido poner en práctica mis conocimientos profesionales y creativos. Un HUB se nutre de las identidades de las personas que lo habitan.

¿Qué tipo de trabajo has realizado en Bruselas?
He sido la encargada de dinamizar y coordinar a un grupo de 150 emprendedores y emprendedoras desde la transparencia y trabajo en equipo. Tomando como ejes las filosofías de «Peer to peer» y «DIY vs DIT», intentábamos mostrar a personas con mentalidades de empresa obsoletas, que para el desarrollo positivo de las empresas, hoy en día, hay otras maneras de trabajar. ¿Cómo? Dando ejemplos y impulsando el intercambio de conocimiento. Las personas son las que tienen que estar por encima de cualquier proyecto o idea de empresaLas personas son el centro y la base fundamental para conseguir la innovación social real. He aprendido que los conocimientos adquiridos desde lo común, son fundamentales a la hora de conseguir ideas y proyectos brillantes.

¿De qué manera te ha ayudado trabajar en otro país europeo en lo personal y en lo profesional?
El trabajar en el extranjero me ha causado una gran impresión respecto a los valores y prioridades personales. Puedo decir que el hecho de haber trabajado en un HUB, ha sido una de las experiencias más inspiradoras de mi vida. El mundo está cambiando y nosotros podemos participar en este cambio, promoviendo una mejora global. Para ello, es necesario impulsar la puesta en común de las ideas, aunque falta concienciar a la gente de ello, el HUB de Bruselas es un lugar increíble en esta labor.

¿Cuales son los retos y proyectos que tienes de cara al futuro?
Estoy creando mi empresa social; artepilpilean, «exchange of artistic experience». Es una plataforma web que se basa en la creatividad y la confianza con el otro.
El objetivo fundamental de este proyecto es conseguir una mejora global, ya que no todo es dinero. ¿Y de qué vivo? Para autosostenerme utilizo mis dotes creativas y consigo dinero de otros medios. Aunque los proyectos que promueven la mejora global no del mucho dinero, creo que se tienen que hacer o por lo menos compartir las ideas con otros que sí que lo harán. ¿Hablamos?