Los y las jóvenes que participan en el Servicio de Voluntariado Europeo suelen tratar de aprovechar al máximo su experiencia. Ese es el caso de Ainhoa Areitio. Lleva ocho meses en Polonia, en la localidad Josefow cerca de Varsovia, y, además del trabajo que realiza en un internado de niños con riesgo de exclusión, ahora, ha comenzado a impartir clases de castellano en un escuela de idiomas de Varsovia.

Además, también está organizando la fiesta vasca que celebrarán este mes en su escuela. “Estoy esperando que me lleguen algunas cosas que tienen que enviar desde ahí: fotos de Euskadi, mi traje tradicional vasco, comida…”, nos ha contado Ainhoa.

“Tengo varias ideas en la cabeza: imprimiré la información en polaco sobre Euskadi que he encontrado en Internet y, junto con algunas fotos, las colgaré en la pared. También he pensado organizar algunos juegos tradicionales vascos y, aunque no tendré el material apropiado, me las arreglaré utilizando lo que pueda. Por ejemplo, en el caso de la ‘txinga-eroatea’. Estaría bien también enseñar algún baile vasco a los niños. Seguramente, ‘esku-dantza’… Tengo muchísima música euskaldún, eso por lo menos no va a faltar. Me gustaría preparar algún plato típico, pero para más de 100… No sé yo, espero que se me ocurra algo… Igual con un poco de chorizo, un poco de queso y algo más, no me quiero complicar demasiado”, nos ha contado. A ver si en el próximo mensaje nos cuenta cómo ha ido la celebración.

Ainhoa Areitio también nos ha enviado una foto tomada en una fiesta de cumpleaños (la podemos ver aquí arriba)