“Estoy trabajando con niños en una especie de internado, cerca de Varsovia… estoy viviendo una experiencia genial”. Esas han sido las primeras impresiones que nos ha enviado Ainhoa Areitio (27 años, Maruri, Bizkaia). El 14 de septiembre de 2007 se trasladó a Polonia por medio del Servicio Voluntariado Europeo y, por lo que vemos, está muy a gusto.

Ainhoa nos ha dado más detalles de la labor que desempeña como voluntaria: “Trabajo en un internado de niños con riesgo de exclusión social. La mayoría tiene grandes problemas emocionales por los problemas que tienen en sus casas: padres o madres alcohólicos, mucha pobreza… En general tienen una gran falta de cariño y nosotros intentamos cubrir esa carencia. Por las mañanas, suelo ir con ellos y ellas a la escuela que hay en el mismo internado como ayudante del profesor. Normalmente trabajo con el grupo de niños pequeños, ya que con ellos es más fácil superar las dificultades del idioma. Por la tarde suelo ir a sus habitaciones a jugar, a ayudarles hacer los deberes o a realizar actividades artísticas. Esta semana, por ejemplo, he empezado a dar clases de teatro y he recibido una muy buena respuesta por parte de los niños y las niñas”.

En Jozefow

Ainhoa Areitio_02.jpgPolonia está situada en el centro de Europa y su capital es Varsovia. A pocos kilómetros de allí nos encontramos con la localidad Josefow y en uno de sus barrios, en Michaline, vive Ainhoa Areitio: “Es un pueblo pequeño, de esos en los que la gente solo va a dormir después de trabajar en Varsovia. Casa aisladas, con sus jardines, perro y rodeado por una barrera. Un supermercado, un restaurante que vende comida asiática barata, el servicio postal polaco y una magnífica pizzería que acaban de abrir. En eso se resume el pueblo en donde vivo. En eso y en que hay muchos árboles en todas partes. No hay ambiente de pueblo y las únicas veces que se junta la gente suele ser para ir a la iglesia, son gente muy religiosa”.

De todas formas, Ainhoa vive a media hora de Varsovia. “Allí están los cines, los teatros, los bares… y puedo confirmar la fama de tener buen ambiente de la capital de Polonia“. Polonia tiene un clima frío y, parece ser, que su gente también tiene una forma de ser un poco fría. “Yo diría que la gente de aquí es muy cerrada en general, les cuesta mucho abrirse y el problema del idioma lo convierten en un obstáculo insalvable. Los y las jóvenes cada vez dominan más el inglés, pero siguen manteniendo el ruso como segundo idioma. A pesar de ello, he hecho grandes amistades aquí y, a medida vaya arreglándome mejor con el idioma polaco, tendré más oportunidades para conocer más gente”.

A ver si en el próximo mensaje Ainhoa nos escribe algo en polaco.

 

Ainhoa Areitio_03.jpg

Ainhoa Areitio_04.jpg

Ainhoa Areitio_05.jpg